Labneh E-mail

 

 

 

Visitando por esos mundos de internet páginas de cocina me topé con esta receta y enseguida me puse manos a la obra. Me gusta mucho preparar conservas u otro tipo de elaboraciones aunque sean largas para luego poderlas usar a lo largo del año y esta receta tenía todas las papeletas. Ya he esperado todos los días necesarios y lo único que me defraudado de la receta es lo muchísimo que reduce. Puse un kilo y medio de yogur y he sacado solo unas cuantas bolitas. En mi casa a mi marido y a mi nos ha gustado mucho sobre todo lo comemos con ensalada. Lo volveré a repetir tuneandole un poco las hierbas para ir cambiandole un poco el sabor.

 

 

INGREDIENTES:
Un paño de cocina  fino
1 kg. de yogurt natural
sal
totate seco
orégano
aceite de oliva
romero
1 ajo
1 hoja de laurel

ELABORACIÓN:

En un bol mezclamos el yogurt con una pizca de sal (echar muy poca), el tomate seco muy muy picado (lo he puesto unos segundos en la thermomix en velocidad 10) y el orégano, removemos bien y lo volcamos sobre el paño de cocina. Lo atamos bien y lo colgamos en un lugar que lo podamos tener dos otres días (podemos utilizar un tendedero, un mueble escurridor de platos etc...) yo lo he colgado de un mueble de cocina con un bol debajo para que escurra el suero. Lo dejamos en esa posición dos o tres dias dependiendo de si lo queremos más o menos cremoso. Reduce mucho, pero mucho. En el momento de abrir el paño si vemos que está blando, podemos volver a atar y dejarlo más tiempo, conviene en este momento probar si está bien de sal por lo que recomiendo que se ponga muy poquita porque al reducir tanto se nos puede quedar salado. En el momento que  decidamos que nos gusta la textura que tiene (yo lo he tenido tres días colgado) hacemos bolitas y las metemos en un tarro con aceite de oliva, ajo romero y una hoja de laurel. Lo dejamos unos dias que se macere y listo para comer. Por cierto el aceite restante está buenisimo para ponerlo en las ensaladas o sobre una tostada.