Bacalao de Marina E-mail

 


Ya os he comentado alguna vez mi madre era una gran cocinera Guiño . Como todo el mundo tenía cuatro o cinco platos que bordaba y el bacalao con tomate era uno de ellos Inocente. Voy a procurar no llorar mucho, que ya lo he hecho bastante mientras hacia la receta Llorando. El bacalao lo he comprado en una tienda de las de toda la vida que solo venden bacalao y dos o tres cosas más a la que siempre iba con mi madre ha comprar. Esta receta está hecha artesanal totalmente, como lo hacia ella, desde el tomate que lo tenia frito y envasado desde el verano pasado (todos los veranos hago unos 30 kilos de tomate, lo frío y lo envaso para todo el invierno) Sin palabras, la cebolla está picada a mano, todo exactamente igual que ella lo hacía, con paciencia, y así ha quedado digno de llevar su nombre, bueno que ya me asaltan las lagrimas, no lo puedo evitar. MAMA este es un pequeño homenaje que hemos querido hacerte Julio y yo. Como te hecho de menos. NO TE OLVIDO. Triste


INGREDIENTES:
Bacalao en salazón (de buena calidad)
4 cebollas
1 kilo de tomate frito casero
aceite de oliva virgen extra

ELABORACION:
Ponemos el bacalao en remojo durante 48 horas cambiándole el agua tres veces al día (si podemos dejarlo un día mas mejor). Una vez desalado el bacalao lo secamos bien, lo pasamos por harina y lo freímos en abundante aceite de oliva, solo para sellarlo, no hace falta que esté muy hecho, se reserva en una cacerola apta para el fuego, mientras partimos la cebolla en juliana y freímos en el mismo aceite que hemos hecho el bacalao hasta que esté pochada pero con cuidado que no se nos queme, una vez hecha cubrimos el bacalao con ella y a continuación añadimos el tomate frito ( en mi caso ya lo tenia hecho) pero si no es artesano como lo llamaría mi madre podemos freír dos latas de tomate triturado en una cacerola pequeña con un buen chorreón de aceite de oliva, sal y una cucharadita de azúcar (tapada la cacerola porque salpica muchísimo), una vez que tengamos el tomate frito cubrimos la cebolla y el bacalao con él y lo ponemos a fuego muy lento para que de un hervor y se mezclen los sabores. Está mucho ma sabroso de un día para otro.