Pulpo a la gallega




No hace mucho tiempo que he descubierto que a mi hija le ENCANTA EL PULPO Sonriente. Para mí a sido todo un descubrimiento, porque come fataaaaaal. A si que ahora casi siempre tengo un pulpo en el congelador Boca sellada. Para mi es un rollo cocerlo porque siempre se me sale el agua y se pone todo perdido, pero lo hago con mucho gusto porque se lo come sin tardar y eso es todo un triunfo (creerme porque es desesperante con la comida) Enfadado. En la pescadería me enseñaron a cocer el pulpo, no os creáis que yo le doy palizas ni nada por el estilo simplemente lo congelo un par de días minimo para que se rompan las fibras y cuando lo cuezo está tierno, nada plasticoso, en su punto. Chulo

INGREDIENTES:
1 pulpo grande (prefiero los muy grandes)
Sal gorda
2 hojas de laurel
Aceite de oliva virgen extra
Pimentón de La Vera.

ELABORACIÓN:
Lo primero es descongelar el pulpo a si que hay que sacarlo del congelador el día anterior, Ponemos una cacerola grande agua a hervir (menos de la mitad de la cecerola que luego se sale toda) con las dos hojas de laurel y un puñadito de sal gorda, cuando rompa a hervir meter el pulpo dos o tres veces (lo que popularmente se llama 'asustar' el pulpo) y dejarlo definitivamente dentro. Dejarlo cocer entre 20 y 30 minutos, pincharlo y, cuando esté blando, retirarlo del fuego. Dejar que se enfríe y cortar los tentáculos con unas tijeras poner en un plato grande y aliñarlo con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y pimentón y unos granitos de sal gorda por encima. Para chuparse los dedos y  si lo acompañáis con unas patatitas cocidas está exquisito.