Manzanas asadas E-mail

 

 

Siempre que pienso en manzanas asadas me acuerdo de mi madre, no se si es porque las preparaba amenudo o porque me repetia hasta la saciedad que eran muy sanas. A partir de hoy me seguiré acordando de mi madre pero no podré olvidarme del susto que me dio el nuevo miembro de la familia mientras las preparaba. Todos sabeís que tras la muerte de mi gato, mi hija se puso en campaña electoral para que la dejaramos tener otro gatito y la verdad es que no ha tenido que esforzarse mucho porque todos queriamos uno. Hable con el veterinario y al día siguiente teniamos en casa a Bruno un persa rubio de mes y medio. Es muy guapo pero sobre todo es muy muy travieso. Pues eso el domingo estaba preparando las manzanas, le hago la primera foto, enciendo el horno y dejo la puerta abierta para meter las manzanas, me giro a coger la fuente y en un segundo Bruno se metio en el horno , como es tan peque no le vi, meti las manzanas y cuando iba a cerrar el horno al oir que se cerraba la puerta se asomo por la ventanita. De puro milagro lo vi, porque no dijo nada. Hoy todavía me tiemblan las piernas cada vez que me acuerdo, no quiero ni pensar lo que hubiera pasado. El caso es que salierón unas manzanas reinetas riquísimas y el peque está feliz buscando nuevas aventuras

 

INGREDIENTES:

manzanas
mantequilla 
azúcar moreno
Canela molida
una pizca de jenjibre molido
Brandy, vino dulce o agua

Se puede usar cualquier tipo de manzana aunque la variedad reineta me gusta especialmente. Podemos cambiar las especias a nuestro gusto por ejemplo usando esencia de vainilla en sustitución del jenjibre


ELABORACIÓN:

Se lavan las manzanas y se secan con papel de cocina.

Con un vaciador, les quitamos el corazón procurando dejarlas enteras y sin pepitas (yo usé el descorazonador) e igualamos el fondo para que asienten correctamente.

Rellenamos los  los huecos con un trozo de mantequilla, azúcar moreno mezclada con canela en polvo y un toque de jenjibre molido
Colocamos las manzanas en una fuente para el horno y le añadimos un poco de brandy, vino dulce o agua.

Se introducen en el horno precalentado y se dejan cocer durante unos 25-30 minutos (dependiendo del tamaño de las manzanas) a 190 ºC.

Para asarlas en el microondas calcularemos unos 3 minutos por manzana a potencia media-alta. Mejor ir controlando la cocción hasta conseguir que queden a nuestro gusto. Si dispone de grill lo utilizaremos unos minutos para dorarlas.

Regaremos con su propio jugo durante el tiempo de cocción. Están en su punto cuando la piel queda arrugada y al pincharlas las notamos tiernas pero enteras.

Cuando están asadas, las servimos junto con su almíbar y preferiblemente a temperatura ambiente. Se conservan bien dos o tres días en el frigorífico.
Mi consejo comerlas todavía tibias.